Salud Actual
ENCUENTRANOS EN:
Sábado 25 de Octubre de 2014


Consejos claves para futuras madres: etapas y cuidados del embarazo

Nadia Flores
Equipo periodístico
Saludactual.cl

Recibir la noticia de estar embarazada abre paso a la etapa más bella de una mujer. Sin embargo, se debe tener claro que el bebé que viene en camino trae consigo un proceso de cambio, cuidados extras y adaptación.



Recibir la noticia de estar embarazada abre paso a la etapa más bella de una mujer. Sin embargo, se debe tener claro que el bebé que viene en camino trae consigo un proceso de cambio, cuidados extras y adaptación: no sólo tu cuerpo sufrirá una transformación drástica, sino también tu relación con el entorno, ya que una nueva vida que depende de ti.

A continuación te presentamos una guía mes a mes de los cambios que experimentará tu cuerpo y tu bebé en las distintas etapas del embarazo y qué cuidados debes tener en cada ciclo de los nueve meses.

Semana cuatro: Comienza la aventura

El tamaño de tu bebé es de aproximadamente 3 milímetros y está completamente adherido a su placenta primitiva. El embrión contiene tres capas de células las que darán origen a los tejidos del cuerpo humano.

El endodermo o disco interno se convertirá en los pulmones, hígado y sistema digestivo. El mesodermo o disco medio formará los huesos, músculos, riñones, órganos sexuales y corazón del bebé; finalmente, el ectodermo o disco externo se convertirá en la piel, el cabello, los ojos y el sistema nervioso de tu bebé.

Por ahora el embrión adquiere alimentos al erosionar vasos sanguíneos y glándulas uterinas. Pronto el embrión se desarrollará y crecerá a pasos agigantados. Se desarrollan el saco vitelino, la cavidad amniótica y el corion velloso. 

Durante este primer periodo, la madre experimentará algunas molestias en la zona baja del abdomen y los pechos más firmes. También es común que se experimenten naúseas y fatiga.

Te recomendamos que sigas una dieta saludable, alta en vitaminas; ácido fólico, que evita malformaciones; proteínas; calcio, ayuda a la formación de los huesos del bebé; y hierro, que evita la anemia, que puede afectar en el peso del bebé al nacer, al estado inmunológico de la madre y también aumenta los riesgos de muerte durante el embarazo y parto.

Durante esta primera etapa, que es una de las más críticas del embarazo, el Dr. Simón Dujovne, gineco-obstetra de Clínica Las Nieves, aconseja: “La madre no debe exponerse a tóxicos (alcohol, drogas, pesticidas, cigarrillo. tinturas de cabello etc) radiación, debe tener una alimentación sana y balanceada, no ingerir ni carnes ni pescados , ni mariscos crudos, no quesos de origen desconocido, o fabricados con leche no pasteurizada, realizar ejercicios suaves.”

Semana ocho: Siente sus latidos

El bebé mide cerca de 2,5 centímetros. Aún no se encuentra completamente desarrollado, pero ya todos sus órganos mayores están formados.  Durante esta etapa también se desarrolla parte de su rostro, como la punta de su nariz, de su labio superior y sus párpados, y sus dedos comienzan a distinguirse.

El corazón fetal se constituye durante la semana 5, por lo que la actividad cardíaca del bebé ya es percibible por medio de una ecografía. Es importante que sepas que la frecuencia normar del corazón del feto es de 110 y 160 latidos por minuto, cerca del doble de la de un adulto.

Los cambios en la madre se perciben por medio de un crecimiento de los senos y oscurecimiento de la aureola, es importante que uses sostenes adecuados para embarazadas. Además, durante esta etapa podrás experimentar sensaciones de cansancio e irritabilidad, además de asco frente a ciertos alimentos y gustos por nuevas comidas.  

Semana doce: Atrás a los malestares

El bebé debe tener un tamaño de aproximadamente 6,3 centímetros de largo y pesar alrededor de 14 gramos. Su cabeza se torna más redondeaba, los dedos de las manos ya están completamente desarrollados, al igual que su rostro. Ahora es tiempo de que sus uñas comiencen a crecer.

En esta etapa, el feto deja de alimentarse por medio de la erosión de los vasos sanguíneos y comienza a hacerlo a través del cordón umbilical y la placenta.

El estómago de la madre comienza a notarse y sobresalir, debido al crecimiento del útero. En esta fase de la gestación, puede que queden atrás algunas molestias del embarazo, como la sensación de cansancio, fatiga y las naúseas.

Debido al aumento del volumen sanguíneo, que atenderá las necesidades metabólicas del feto, y al efecto de la gonadotropina coriónica humana, también conocida como la hormona del embarazo, lucirás una piel suave y tersa. No obstante, deberás protegerte del sol para evitar manchas.

Semana dieciséis: Siente como patea

El bebé ya ha alcanzado los 15 cm de largo y 70 gramos de peso. Ya se distinguen sus facciones y las partes de su pequeño cuerpo. A partir de aquí podrás sentir algunos movimientos de tu hijo, ya que el desarrollo de sus ojos le permite percibir la luz y comienza a realizar movimientos con su tórax que lo ayudarán a respirar después.

En esta etapa el bebé consume grandes de calcio de tu organismo, por lo que te recomendamos ingerir dosis de este mineral para que no tengas problemas dentales. Cuida tu dieta y preocura acudir a médico si detectas sangrado en tus encías o caries.

Semana veinte: ¡La mitad del camino!

Ya estás en la mitad del periodo de gestación, el bebé mide cerca de 20 cm de largo y pesa alrededor de 255 gramos. Sus proporciones son completamente humanas. A partir de esta semana el bebé crecerá rápidamente, alcanzará el doble de su tamaño, y aumentará considerablemente su peso, cerca de diez veces lo que pesa.

Se da paso al proceso de maduración del cerebro del bebé, en esta etapa el pequeño desarrollará sus sentidos, como la audición, por lo que podrá escuchar tus latidos y respiración, y lo que le digas.

La madre experimentará un aumento de su barriga, ya que la parte superior de tu útero habrá crecido hasta tu ombligo, por lo que puedes sentir que te quedas sin aliento. Te recomendamos tomar mucho líquido para mejorar la diuresis y dormir con las piernas en alto para evitar problemas de circulación sanguínea.

Además, “alrededor de la semana 20 se mantienen las prohibiciones de ingerir alimentos crudos ya mencionados, volar en aviones sin cabina presurizada, ejercicio de impacto, escalar, buceo, irradiación y los tóxicos”, señala el Dr. Dujovne.

Semana veinticuatro: Se acelera tu pulso

El bebé ya tiene un tamaño aproximado de 27 cm de largo 560 y 680 gramos de peso. Su piel dejará de ser translúcida y se formarán los pliegues de las manos y los dedos. Tu bebé comenzara a ejercitar los movimientos respiratorios, a mover los brazos y las piernas, y a chupar y tragar.

Madre, podrás sentir algunas molestias a un costado de tu abdomen, pero también te será posible sentir las distintas partes del cuerpo de tu bebé a través de tu pared abdominal. También sentirás más calor de lo normal y podrás sufrir una aceleración en tu pulso, debido a que tu corazón y pulmones trabajan el doble.

Semana veintiocho: ¿Cansada o energética?

Tu bebé ya ha alcanzado los 33 cm de largo y pesa alrededor de 1 kg. y ya es capaz de entreabrir los ojos. Su apariencia se asemeja a como se verá al nacer. Los órganos que aún no están completamente maduros son los pulmones, el hígado y el sistema inmune.

Puede que la madre se sienta cansada y agotada o que se sienta activa y energética.

Semana treinta y dos: Descansa

El peso del bebé alcanza los 1,8 a 2 kilos y la estatura de 38 a 43 cm de largo. Sus órganos están formados completamente, por lo que si llegara a nacer durante este periodos su probabilidad de supervivencia es de un 85%.

El peso corporal de la madre habrá aumentado notoriamente, por lo que es normal padecer dolores de espalda, agotamiento o cansancio por actividades cotidianas o actividad física. No te exijas.

Semana treinta y seis: Posicionamiento en la pelvis

Tú bebé ya pesa entre 2,6 y 3 kg, y mide entre 40 y 48 cm. sus órganos están maduros y ya ha desarrollado cúmulos de grasa que rodean su cuerpo.

En esta etapa el bebé se posicionará en tu pelvis, así que sentirás mayor facilidad al respirar y ganas compulsivas de ir al baño, ya que – debido al tamaño del bebé – el útero presionará tu vejiga.

Semana cuarenta: La llegada del bebé

Luego de 38 semanas de gestación y 40 semanas desde tu última menstruación tu bebé está listo para llegar al mundo. Un recién nacido mide alrededor de 48 y 53 cm y pesa entre 3 a 4,5 kg. Es posible que al nacer tenga pelo y las uñas largas.

La madre sufrirá de retención de líquidos en su cuerpo, llegando a tener hasta 7 litros más en todo el organismo, entre ambos. Ya has esperado 40 semanas, pero si tu bebé no llega en esta fecha, no te preocupes, sólo el 5% de los bebés nacen en la fecha estimada.

En cualquier momento puedes presentar contracciones. No te confundas, “las contracciones del trabajo de parto, se reconocen por que son dolorosas, tienen ritmo, duran entre 15 y 45 segundos, y tienen una frecuencia de al menos 3 contracciones cada 10 minutos por un período seguido de 2 horas, a veces se acompaña de perdida de mucosidad vaginal y el dolor es como el dolor de regla que se irradia a la cola y a la zona del pubis”, explica el ginecólogo Simón Dujovne.

A partir de este momento, comienza una nueva etapa en tu vida. Recuerda seguir cuidando tu alimentación, llevando una dieta equilibrada y saludable, ya que durante los primeros meses de vida tu bebé solo se alimentará de leche materna.

No lo olvides, si tienes cualquier duda durante el embarazo pregunta a tu médico, el podrá ayudarte y aconsejarte sobre qué es lo que debes hacer.

 


Comentarios

23/10/2013 - 22:00:42 | melvin

esta bueno esto para las madres

18/01/2012 - 23:19:25 | gudalupe

muchas grasias xke al ver esto me kedo mas trankila sobre como va mi envaraso

Respuesta

Muchas gracias por leernos, nos alegramos de haber sido de ayuda. Mucho éxito con tu embarazo, que todo salga excelente y tengas un bebe sanito!!

Página: 1 de 1 « Primero |1 | Último »

Comentar este artículo




Comenta con Facebook